Blog

La Ley de Ciudadanía de los EEUU de 2021 – ¿qué significa?

Posted on March 17, 2021 by Catholic Charities Admin  |  Share

Uno de los cambios más significativos es que reconoce nuevamente a los EEUU como una nación de inmigrantes


Uno de los puntos de la ley es mantener a las familias juntas. /Archivo

Por: C. Mario Russell 09 de Marzo 2021

Uno de los cambios más significativos en la Ley de Ciudadanía de los EEUU de 2021, la cual hasta ahora es sólo una propuesta, es que reconoce nuevamente a los EEUU como una nación de inmigrantes. De manera importante cambia la palabra “extranjero” a “no ciudadano” en nuestras leyes de inmigración. También propone cambios radicales en las leyes de inmigración estadounidenses las cuales tendrán un enfoque positivo y más humano. Aunque el cambio no es seguro, las siguientes son varias de las propuestas que si se aprueban van a revolucionar las políticas de inmigración estadounidenses y los caminos hacia la ciudadanía. Tenga en cuenta que si tiene preguntas sobre el estado de la ley o necesita una consulta o referencia, usted puede llamar a la Línea Directa para Nuevos Americanos de Caridades Católicas al: 800.566.7636.

Proporcionar vías a la ciudadanía:

  • Las personas indocumentadas podrán solicitar un estatus legal temporal renovable de 6 años (Inmigrante Potencial Legal) con la capacidad de aplicar por la residencia después de 5 años si pasan las verificaciones de antecedentes penales y de seguridad nacional, adema de pagar sus impuestos.
  • Los beneficiarios de DACA, los de TPS y los trabajadores agrícolas inmigrantes serán elegibles para la residencia inmediatamente si cumplen con ciertos requisitos específicos.
  • Después de 3 años, todos los residentes que aprueben verificaciones de antecedentes adicionales y demuestren conocimientos de inglés y civismo pueden aplicar por la ciudadanía.
  • Los solicitantes deben estar físicamente presentes en los EEUU antes o a partir del 1 de enero de 2021. Una exención podría darse en casos específicos.

Mantener a las familias juntas:

  • Trata a los hijos y cónyuges de los residentes como parientes inmediatos.
  • Reforma el sistema de inmigración basado en la familia al eliminar atrasos, reutilizar visas fuera de uso, acabar con los largos tiempos de espera y el aumento de los topes de visas por país.
  • Permite a los inmigrantes con peticiones familiares ya aprobadas unirse a su familia en los EEUU de forma temporal mientras esperan a que les llegue la residencia.
  • Elimina los “limites de 3 y 10 años” y otras disposiciones que mantienen a las familias separadas
  • Incluye relaciones permanentes y elimina la discriminación que enfrentan las familias LGBTQ+.
  • Protege a huérfanos, viudas, hijos y veteranos filipinos que lucharon junto a los americanos en la Segunda Guerra Mundial.

Acoge la diversidad:

  • Prohíbe la discriminación basada en la religión y limita la autoridad presidencial de emitir futuras prohibiciones.
  • Aumenta las visas de diversidad de 55,000 a 80,000.

Protege a los trabajadores de la explotación:

  • Exige que el Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento de Trabajo formen una comisión que involucre a organizaciones laborales, patronales y de derechos civiles para recomendar mejoras en el proceso de verificación de empleo.
  • Los trabajadores que sufren graves violaciones laborales y cooperen con los organismos de protección de los trabajadores tendrán acceso a la ayuda de visas tipo U.
  • Protege a los trabajadores que son víctimas de represalias en el lugar de trabajo de su deportación permitiendo así que las agencias laborales los entrevisten.
  • Protege a los trabajadores migrantes y temporales y aumenta las sanciones para los empleadores que violen las leyes laborales.

También se incluyeron propuestas de cambios en los controles fronterizos, represión de las organizaciones criminales e iniciativas para mejorar el proceso de la corte de inmigración, apoyar a los solicitantes de asilo, abordar las causas profundas de la migración, promover la integración de inmigrantes y refugiados, y reformar el proceso de ciudadanía.

-Mario Russell, Abogado, director de Servicios para Inmigrantes y Refugiados de Caridades Católicas

Originally published on El Diario