Public Statements

DECLARACIÓN DEL CARDENAL TIMOTHY DOLAN SOBRE LA RESCISION DE DACA

In English

El anuncio de hoy que la DACA - Acción Diferida por Llegadas de Niñez - será rescindida es un desarrollo ominoso para los 800,000 inmigrantes que llegaron a nuestra gran nación como niños y que ahora enfrentan la posibilidad de perder, sin culpa suya, el derecho de vivir, trabajar y permanecer con sus familias aquí en los Estados Unidos. Esto es contrario al espíritu de la Biblia y de nuestro país, y un alejamiento de los ideales sobre los que se fundó nuestro amado país. 
  
Hoy en la Iglesia Católica celebramos la fiesta de una mujer que fue una familiar y bienvenida visitante de esta ciudad - la Madre Teresa, ahora Santa Teresa de Calcuta. Santa Teresa vivió su actividad misionera motivada por un simple hecho: todos somos hijos de Dios, hechos a Su imagen y semejanza, que concede a todos - ricos o pobres, enfermos o sanos, morenos, blancos, latinos o asiáticos, inmigrantes o nativos una dignidad inalienable que ninguna persona o gobierno puede quitar. A todos los "Soñadores" que ahora enfrentan tanta incertidumbre y temor, por favor, sepan que la Iglesia Católica los ama, les da la bienvenida, y luchará para proteger sus derechos y su dignidad. 
  
Si hay un elemento positivo en el anuncio de hoy, es que ahora hay tiempo para que el Congreso actúe, apruebe una legislación humanitaria que haga las provisiones de la ley DACA, y proporcione una manera para estos hombres, mujeres y niños que son parte del tejido de nuestro país, nuestros vecinos, compañeros de trabajo, feligreses y amigos, para que continúen viviendo como miembros productivos y valiosos de nuestro país. Debemos recordar siempre, como Jesús nos dijo, que las leyes fueron hechas para servir a la gente, la gente no fue hecha para servir a las leyes.