News Articles

JÓVENES CENTROAMERICANOS CONOCERÁN AL PAPA EN NUEVA YORK - Associated Press

2 sep, 12:38 EDT

NUEVA YORK (AP) -- Josué Recinos y Christian Contreras dejaron atrás un mundo de violencia y criminalidad cuando cruzaron la frontera entre México y Estados Unidos con sus hermanas, en busca de una vida mejor en Nueva York bajo el mismo techo que sus padres.

Lo que no esperaban es el regalo que recibirán este mes: la posibilidad de hablar con el papa Francisco.

Ambos jóvenes, de 16 años, forman parte del grupo de 10 menores centroamericanos que se reunirá con el pontífice en una escuela del barrio de East Harlem, en Manhattan, el 25 de septiembre.

"Es un sueño", dijo Recinos, nacido en El Salvador. "Estoy muy feliz. Tengo ganas de conocerle".

Los adolescentes y sus familias han sido ayudados por Caridades Católicas, de la arquidiócesis de Nueva York, que les ofreció representación legal en las cortes de inmigración y que, junto al grupo South Bronx United, les organizó una liga de fútbol.

Recinos dejó San Pablo Tacachico junto a su hermana, de ahora 15 años, y cruzó la frontera en agosto del 2014 para escapar de la violencia de las pandillas de su ciudad. Tras pasar dos semanas en un centro de detención en Texas, se reunió con su madre en Manhattan. Además de ir a la escuela y jugar a fútbol, ha logrado regularizar su situación en Estados Unidos con un estatus especial juvenil para inmigrantes (Special Immigrant Juvenile Status), del que pueden beneficiarse algunos menores.

"Aquí estoy mejor. Uno no teme que venga alguien a la escuela y lo saquen de allí", dijo Recinos a The Associated Press.

Contreras dejó San Pedro Sula, en Honduras, para cruzar la frontera en noviembre del 2013 y así dejar atrás a "gente que vendía droga". Tanto el joven como su hermana tomaron esa decisión por iniciativa propia y sorprendieron a su madre, Mirian Zaldívar, cuando ésta se enteró de que se encontraban en un centro de detención en Texas. Tras pasar 37 días allí, fueron enviados por las autoridades a reunirse con ella en Nueva York.

"¿Le puede pedir (Christian) la bendición al papa?", preguntó Zaldívar, claramente emocionada de que su hijo conozca al pontífice.

"Es una gran alegría conocer a una persona así", comentó Contreras, que sigue teniendo citas en la corte de inmigración.

Se espera que Francisco visite Washington, Nueva York y Filadelfia a finales de septiembre.

En la escuela Our Lady Queen of Angels el pontífice se reunirá con aproximadamente 200 inmigrantes de grupos distintos, que incluyen a jornaleros y sus esposas, a una madre mexicana con hijos en México y Estados Unidos y al grupo de menores centroamericanos, entre otros.

Una cifra sin precedentes de 84.000 menores no acompañados fueron detenidos en la frontera durante el año fiscal 2014 y los primeros seis meses del año fiscal 2015, según datos federales. La mayoría provenían de Honduras, Guatemala y El Salvador.

Mientras Contreras se lo está pensando, Recinos tiene claro lo que le dirá al pontífice.

"Le pediré que rece por mi país, por el fin de la delincuencia", señaló.